Autocuración o los médicos frente al placebo.

Hace más de treinta años, al inicio de mi carrera profesional en la medicina, ridiculizaba el placebo. Cuando un paciente refería una evolución favorable de una patología, sin mediar un efecto farmacológico determinado, menoscabábamos el resultado aduciendo que o era un error de diagnóstico, o bien se debía al efecto placebo. Con el paso del tiempo, a los estudios de medicina y de post grado se agregó la experiencia médica y quirúrgica. ¡Qué herramienta formidable es el placebo! Si pudiéramos ayudar a los pacientes  a mantener el buen estado de salud y recuperarlo si lo han perdido sin tratamiento químico o físico alguno, sería fantástico.

Pero que es el placebo. El efecto placebo es aquel producido en el paciente que está convencido en recibir una medicación determinada, pero que no la recibe. En muchas ocasiones durante el acto médico se produce el efecto nocebo, contrario al anterior, esto es, cuando el médico no mira al paciente sino a la pantalla del ordenador, no lo examina, no recuerda su nombre,  o dice frases lapidarias “tiene fibromialgia, tiene que acostumbrarse al dolor, a su edad no se puede hacer nada”, etc.

El pacebo puede considerarse entonces como un estimulante de los procesos de autocuración que tiene el organismo para luchar y recuperarse de las enfermedades. Estos procesos de autocuración, en su mayoría son mediados por el SNC, y actúan a través del hipotálamo mediando sobre el sistema inmunológico y el endócrino.

Podemos actuar entonces de dos maneras. Por un lado realizando un tratamiento convencional (digamos químico o físico), y por el otro potenciando las defensas del organismo para protegernos o luchar contra la enfermedad.

La acupuntura (con abundante evidencia científica sobre este tema), es un procedimiento que estimula los procesos de autocuración o endógenos para regular ambos sistemas (inmune endocrino), por lo que se ha demostrado muy útil en las enfermedades crónicas y en las llamadas de autoagresión.

No sólo la acupuntura puede ser una gran ayuda para favorecer los procesos de autocuración. La relajación, la visualización, entre otras han demostrado su utilidad. Son  muy interesantes los hallazgos de los Dres. Carl Simonton, Stephanie Matthews y James Creighton (Recuperar la salud, edit. los libros del comienzo) acerca de los efectos de técnicas psicológicas aplicadas como refuerzo de la terapia convencional en el cáncer. En muchas ocasiones los pacientes necesitan más potenciar los mecanismos endógenos que llenarlos de pastillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s