Macrobiótica. Acerca de los aspectos de la salud.I

En forma de entregas describiremos algunos aspectos de la macrobiótica que pueden ser útiles para mejorar las condiciones de vida. G. Ohsawa enumeró siete aspectos que son esenciales para “vivir mejor”. En esta entrada comentaremos tres de ellos.

Los siete aspectos de la salud que contempla la macrobiótica.

 Sentirse lleno de energía ( o no sentirse cansado).

El cansancio o fatiga puede tener causas variadas, tales como el exceso de tensión física o mental, jornadas de trabajo maratonianas, falta de ejercicio físico adecuado, modificaciones en el hábito del sueño, incluso en la alimentación (por ejemplo el exceso de comida).

Es evidente que se deben corregir las desviaciones de los “hábitos saludables”.

NO es posible vivir en tensión permanente, dormir pocas horas y cenar abundantemente porque durante el día no tenemos tiempo para comer, o considerar al ejercicio físico como una pérdida de tiempo.

La FATIGA si se mantiene de forma prolongada, afecta el rendimiento físico e intelectual y condiciona muchos aspectos de nuestra vida, alterando las relaciones sociales, y formando parte de síndromes (por ejemplo la depresión o fibromialgia) que cuesta luego mucho resolver.

Un HÁBITO SALUDABLE de comer puede ayudar a revertir este cansancio (cenar más ligero, y repartir mejor las comidas durante el día), además de responsabilizarnos por mejorar nuestra salud.

Tener apetito.

Es un aspecto fundamental de la macrobiótica. Por el contrario, si comemos demasiado, lo perdemos. Se trata de comer hasta un 80% de la capacidad del estómago. Pero este apetito, tiene un significado más amplio, significa experimentar, disfrutar de la comida. Buscar nuevos sabores, distintas formas de cocción, etc.

Hábito del sueño correcto.

Son importantes tanto la cantidad como la calidad del sueño. Es un tema muy estudiado por los neurofisiólogos. Hay consenso en que ambos aspectos se relacionan y son necesarios. Realmente se descansa durante unos pocos minutos durante toda la noche, en la fase de sueño REM o “sueño profundo”, pero para alcanzarlo se requiere que haya previamente sueño superficial. Es muy difícil descansar cuando nos acostamos muy tarde. En realidad deberíamos hacerlo entre las 22 y las 23 horas. No mirar la televisión por la noche, no hacer gimnasia hasta menos de 3 horas de la hora de acostarnos, y por supuesto no cenar copiosamente, o comidas altamente energéticas (carnes, grasas, etc. ), si tenemos dificultad para dormir.

¿Cómo saber si dormimos adecuadamente? Lo haremos si nos dormimos sin dificultad, y si nos levantamos por la mañana descansados y con ganas de afrontar el nuevo día.  

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s